ANSIEDAD

Blind

1

que profundo raro impulso me hizo
aquella caliente tarde de verano    manejar

por horas mi Citroen a través de calles vacías
con el alma inerte      como una autómata?

que esperaba ver    encontrar
buscando a mi izquierda     a mi derecha

sosteniendo el volante con fuerza     ciega
a lo que a mi alrededor pasaba?

podía mi irracional mente por un segundo entender
la limpia perfecta     racional mente de un militar?

dejarían ellos a mi hija libre por las calles
tendrían lástima de una madre     lástima de algo?

cómo pude tener sentimientos tan mezclados  rabia   miedo
angustia  y todavía esperanzas de encontrarla viva?

2

Temor se  volvió nuestro mejor amigo
Llegó con sus mejores ropas como para festejar
una larga túnica de seda pesada cubría su cuerpo
usaba el perfume más caro con un aroma intenso
traía un paquete de libros de su hermano mayor
Terror y se instaló en nuestra casa        para ayudar

Un modelo de amistad
se hizo amigo de nuestros amigos
también de nuestros supuestos amigos
No permitió que vinieran a visitarnos

Un parangón de virtudes
doquiera que fueramos nos tomaba del brazo para escoltarnos
no nos dejaba abrir la boca cuando buscábamos a nuestra hija
cuando queríamos hablar con capellanes hablaba por nosotros
cuando íbamos a las seccionales de policía hablaba por nosotros
cuando ibamos a las unidades del ejército hablaba por nosotros

Un ejemplo de solidaridad
si estábamos dormidos habitaba nuestros sueños y pesadillas
si estábamos despiertos también lo estaba para hacernos compañia
si me disponía a pintar tomaba mis pinceles para pintar conmigo
si mi hijo quería estudiar no lo dejaba sólo ni un momento
si mi esposo iba a la universidad lo acompañaba a dar sus clases

Permaneció en nuestra casa durante cinco largos meses
hasta que nuestra hija “apareció” y estuvo tres años en prisión
desde entonces        nunca olvidó        visitarnos

3

Ultimo día de otoño.
Camino por la casa
abro bien las ventanas
para que entre el viento
y cambie el aire
y borre las sombras.
Hojas secas caen sobre
el escritorio de mi hijo
donde pasa las horas,
su mente ausente,
sus libros amontonados,
olvidados, llenos de polvo.
En la habitación de la niña
vuelan las hojas con dibujos
que ella hizo para  mamá;
en las manijas del placard
está su camisón en la bolsa
que mamá bordó en la cárcel.
Por toda la casa el viento
sacude memorias y yo le pido:
deja las memorias conmigo.

.

Copyright ©2009  Raquel Partnoy

.


.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s